Estimados amigos:

Hemos esperado con paciencia. Con el optimismo de quien arranca un fondo largo, teníamos la esperanza de que el viento cambiara, que se pusiera a favor y que pudiéramos hacer la carrera. Pero no ha sido así. No va a ser posible hacer el Maratón de Punta del Este con los estándares de seguridad que siempre nos hemos fijado. Por lo tanto, hemos debido cancelar la edición 2020.

Recordamos ahora las historias de incertidumbre de otras ediciones. Las de los años iniciales. Las de Colonia, que algunos recordarán. Lo de 2017, pasando la noche en vela a la espera de la actualización de los pronósticos del tiempo. Ese año, temíamos tener que cancelar pero manteníamos esperanzas parecidas a las que hemos sostenido en estos meses: “Esperemos. Va a mejorar”. Aquel día, a las 5 de la madrugada, supimos que el alerta meteorológico se quedaba en amarillo y no pasaba a naranja. Y con ese dato, con los amigos de SUCA, tomamos la decisión: Vamo’arriba! La carrera se corrió bajo un diluvio pero las caras eran de felicidad y el respaldo de los corredores a la decisión tomada fue casi unánime.

Este año es diferente. Nos lo dice la avalancha de cancelaciones en el mundo. Los Juegos Olímpicos, New York, … Boston que empezó a correrse en el siglo XIX y se mantuvo a pesar de guerras, depresiones económicas y mil conflictos, se canceló por primera vez en 124 años. Lo mismo ha sucedido con innumerables carreras en todo el planeta. Pensábamos que en este rincón del mundo podíamos zafar, pero no ha sido así.

Así las cosas, entendimos que no podíamos seguir dejando a los corredores con la incertidumbre de si en 2020 habría carrera o no. No la habrá.

Por supuesto, estamos tristes y decepcionados. Pero también convencidos de que volveremos con más ganas y con renovada fuerza para que la próxima edición sea la mejor.

Cuídense, manténgase sanos y sigan entrenando, de la forma que sea posible.

Los esperamos en 2021